Charla en Bergara

Feb 03, 2011
El próximo miércoles, 9 de febrero, Felix Baltistan Fundazioa y el Ayuntamiento de Bergara organizan una charla conferencia donde se hablará de los orígenes de la relación entre Euskadi y Baltistán y de los frutos que dicha relación ha dado.
Card image cap

Felix Baltistan Fundazioa

Félix Baltistán Fundazioa es una ONG de cooperación internacional al desarrollo que trabaja por el desarrollo humano, integral y endógeno de la personas de las comunidades del Valle de Hushé, en Baltistán, una aislada región de alta montaña en el norte de Pakistán. Las personas que componen la organización comparten la pasión y respeto por la naturaleza y en especial por las zonas de montaña, como Baltistán, en la cordillera del Karakorum, un mágico lugar que acoge al mayor numero de montes de más de 6.000 metros del mundo, y donde se encuentran cuatro de los ochomiles; el K2, Broad Peak, Gasherbrum I y Gasherbrum II.

La relación entre Euskadi y Baltistán viene de lejos. Desde 1985, numerosos montañeros y montañeras vascas han estado viajando a este remoto lugar, donde además de encontrar desafiantes montañas y glaciares que recorrer, han hallado la amistad y complicidad de los habitantes del lugar.

Y así empezó una relación que poco a poco se ha convertido en más que un hermanamiento de colaboración y apoyo entre pueblos y personas.

El trabajo de la Fundación se inició en el pueblo de Machulu, una aldea remota de unos 3.000 habitantes y a casi 3.000 metros de altitud. Las condiciones de vida de los habitantes son muy duras, no solo por el clima y la situación geográfica que les mantiene aislados y alejados del resto del país, sino por la falta de desarrollo en aspectos tan básicos como la educación, la salud, la actividad productiva o la equidad de género.

Felix Baltistán Fundazioa (FBF), en estrecha colaboración con la ONGD local, Felix Iñurrategi Foundation Baltistan Machulu (FIFBM), trabaja por el desarrollo integral de todo el Vallé de Hushé, en las áreas de educación, agricultura fortalecimiento comunitario y desarrollo organizacional, salud, infraestructuras, turismo o género.


Sharbi Nima, proyecto de educación

En el Valle de Hushé el problema de una educación deficiente y en muchos casos inexistente, impregna y entorpece todos los ámbitos de la vida ordinaria de la comunidad.

Los niveles de analfabetismo en adultos, en especial en las mujeres, sobrepasa el 80%, y el acceso de los niños y niñas a la educación ronda el 50%. El problema es especialmente grave en el acceso a la educación de las niñas, ya que tradicionalmente no ha sido costumbre escolarizar a las niñas.

Sharbi Nima cuenta con una estrategia educativa con un enfoque basado en el liderazgo local, la equidad de género, el desarrollo comunitario endógeno, inclusivo y sostenible. Se trata de un proyecto pensado a largo plazo y dividido en varias etapas que busca crear un sistema educativo de alta calidad de referencia en la zona.


Emergencia de Talis

Los primeros resultados del Plan de reconstrucción de Talis de Felix Baltistan Fundazioa (FBF) empiezan a ser visibles. Se han construido 12 casas, 9 están a falta del cerramiento del techo del primer piso, y 8 tienen construidas al 50-70% de los muros de piedra.

Recordemos que, tras las inundaciones de agosto, 15 personas perdieron la vida, 38 casas quedaron completamente derruidas por la avalancha de agua, piedras y barro, y se perdieron cientos de animales, miles de árboles y numerosas hectáreas de cultivo. Ante esta situación FBF, junto con la organización local FIFBM, y gracias al apoyo de numerosas personas e instituciones principalmente vascas, tomó la decisión de recaudar esfuerzos para afrontar la reconstrucción.

Se han recaudado aproximadamente 80.000 euros entre la población vasca y entre montañeros y montañeras europeas. A esta cantidad hay que sumarle las aportaciones realizadas por dos de las cajas vascas; los clientes de Kutxa han aportado 44.000 euros más 6.000 que añade la propia caja, y BBK ha donado, gracias a las aportaciones de sus empleados, también otros 50.000 euros.

El plan de reconstrucción prevé asegurar el sustento alimenticio de las familias afectadas, reconstruir y e introducir mejoras en las casas derruidas, reorganizar el urbanismo de Talis de cara a prevenir otra catástrofe similar, y rehabilitar las tierras de cultivo para en primavera poder volver iniciar la plantación de la nueva cosecha.