Este gorro no solo te abriga a ti

15/12/2021
Abriga también a 80 mujeres del Valle de Hushé que han participado en esta actividad del proyecto Ringchan, financiado por la Diputación de Bizkaia, cuyo objetivo es reforzar y avanzar en el proceso de empoderamiento de las mujeres.
Card image cap

Abriga la economía familiar de estas mujeres que han aprendido a hacer los gorros, adjuntarles las etiquetas tanto de Ternua como del Proyecto, las han firmado como autoras únicas del producto, los han empaquetado, enviado…todo en plena pandemia para que se comercialicen en Europa.

Abriga la inquietud y el esfuerzo de todas las mujeres del Valle por avanzar en su empoderamiento en una sociedad que no les reconoce derechos básicos.

Abriga la unión de esas mujeres para crear una cooperativa en la que ellas son las únicas protagonistas…

Pero… esto es el final de la historia. Vamos a contarla desde el principio.

Demanda de las mujeres de Baltistán y Voluntariado

En 2019 en BF trabajamos en un proyecto cuyas actividades van destinadas a dotar a las mujeres del Valle de Hushé de herramientas y conocimientos que les permitan avanzar en el proceso de desarrollo personal. En concreto y atendiendo a sus demandas, desarrollando actividades económicas que les permitan aportar ingresos a la economía familiar y con ello mejorar su posición dentro de su propia familia y en la comunidad.

En 2019 una familia de Arrasate muestra el deseo de viajar al Valle en sus vacaciones para participar en actividades de la Fundación. Aquí empieza la historia de los gorros y la protagonista es la arrasatearra Aintzane Gardoki que dejando a un lado sus conocimientos en la docencia, inicia su propia formación en la elaboración de gorros a ganchillo para poder formar luego a un grupo de mujeres durante su estancia en el Valle de Hushé. Más información pincha aquí. (Historia completa de la familia en este enlace)

¿Por qué gorros? Porque las mujeres querían elaborar algún producto artesano y porque Ternua por medio de Alberto Iñurrategi nos hace llegar el mensaje de que si esas mujeres consiguen hacer dos tres modelos de gorros de forma artesanal y con un grado de calidad, están dispuestos a comprar y comercializarlo en Europa.

txanoak_1.JPG

Una vez en el Valle Aintzane y las mujeres tienen que adaptarse al trabajo que ellas desarrollan en el campo recogiendo la cosecha para poder buscar espacios en los que puedan aprender la técnica de la elaboración de los gorros. No es tarea fácil, ellas son las encargadas de la agricultura, tareas domésticas, cuidado de hijos e hijas…pero acuden encantadas y durante esas jornadas aprenden la técnica de tejer los gorros y se establece un vínculo especial entre ellas.

Este vínculo refuerza la idea de que estas mujeres baltíes además de dominar una técnica artesana, que en eso son unas artistas, necesitan herramientas de desarrollo personal, autoestima, para que se sientan más capacitadas a plantear en sus familias que quieren formar parte de un grupo de mujeres que quieren ser emprendedoras. Para ello necesitan tiempo de formación y el visto bueno de sus padres o esposos.

Ya están los gorros aquí y cómo abrigan

Pero la realidad es que a falta de un mes para finalizar el proyecto, los gorros ya están aquí, ya se encuentran en los expositores de algunas tiendas de deporte y próximamente con la llegada de un nuevo lote, estarán presentes en más establecimientos.

txanoak_3.png

Hay 2 modelos, modelo Balti y modelo BaltiBor, están identificados con la etiqueta de Ternua y con una etiqueta de cartón marrón que los identifica con el proyecto Ringchan y en los que se añade la firma de la mujer que lo ha elaborado.

txanoak_4.jpeg

Por todo lo vivido en el proceso y que hemos resumido aquí tienen unas cualidades que no pueden especificarse en ninguna etiqueta y que además de abrigar a quien lo utiliza abrigan y protegen a un grupo de mujeres que luchan por sus derechos y en definitiva a una comunidad más igualitaria.

txanoak_6.jpeg