Nuevos tiempos para Baltistán Fundazioa

10/02/2022
Como ya muchos de vosotros conocéis, desde que aprobamos el Plan Estratégico 2015-18, tomamos la decisión de reorientar sustancialmente nuestro apoyo y presencia en el Valle de Hushé.
Card image cap

Retomo una de las transparencias incluidas en la presentación el Plan:

foto1.png

En consecuencia, nos comprometimos a impulsar el protagonismo y la autonomía de la comunidad del Valle, al tiempo que priorizamos el aumento de las capacidades de las personas de la organización.

El avance en la gobernanza de nuestra contraparte supondría, en el tiempo, la reversión del proceso de dependencia norte-sur que se había venido produciendo a lo largo de los años.

Esta dependencia se manifestaba tanto en los procesos de toma de decisión como en el sistema de financiación de los proyectos de desarrollo en terreno.

Así pues, el objetivo implícito en el plan estratégico, suponía -en la práctica-, dejar en manos de la comunidad tanto la decisión sobre su desarrollo, como la forma en que querrían gestionar los proyectos que surgiesen de esa decisión.

Ello suponía también que se modificaba la relación de dependencia económica de una sola entidad proveedora de recursos financieros, Baltistan Fundazioa.

Este proceso, complejo en sí mismo, no era posible llevarlo a cabo con las capacidades existentes en el valle. Por ello, los años 2016 y 2017 nos dedicamos a la búsqueda de recursos que nos permitiesen realizar un proceso formativo intenso, en Euskadi, con dos personas del Valle.

Éramos conscientes de que sería una apuesta cara y de riesgo, ya que la financiación de la formación no garantiza nunca un retorno posterior en dedicación al proyecto en terreno. Con todo nos pareció una apuesta necesaria y la llevamos a cabo durante los años 2018 y 2019. Dos personas, Shazia Maryam y Basharat Ali, estuvieron formándose en “emprendimiento, liderazgo e innovación social” en Oñati, en Mondragon Unibertsitatea y, en el caso de Basharat adicionalmente en “plataformas de innovación abierta”, en la UPV campus de Leioa con Agirre Lehendakari Center (ALC).

Una vez terminado el ciclo formativo de ambos, para poner en práctica el objetivo perseguido de mejora de la gobernanza en el valle, concurrimos en 2019 a la convocatoria de proyectos de transferencia tecnológica de la Agencia Vasca de Cooperación.

Proyecto dirigido, a la inversa de anteriores ocasiones, no a sustituirles, sino a facilitar, ayudar, a hacer posible la plena autonomía decisoria de la comunidad.

El proyecto fue concedido, arrancó en diciembre de 2019 y dio los primeros pasos en condiciones muy difíciles dada la situación de confinamiento global debido a la pandemia.

Así y todo ha ido dando sus pasos conforme al plan previsto.

En una primera fase se abordó la preparación previa de la población, asentada básicamente en un proceso de escucha activa, de captura de narrativas, de identificación y formación de liderazgos, de identificación de actores clave, líderes sociales, religiosos, organizaciones locales e instituciones. En una segunda fase a lo largo de 2021, conformaron un estilo de abordaje de sus propias problemáticas e identificación de prototipos que desarrollados a diferentes escalas, pueden provocar cambios sistémicos en el desarrollo del valle.

foto2.png

foto3.jpg

foto4.jpg

Este proceso supone un cambio radical en el enfoque de la cooperación, en línea con los principales agentes internacionales; Pasamos de una visión de incrementos lineales e inconexos y desequilibrados en áreas específicas: educación, salud, derechos humanos, género… a una visión holística y equilibrada de los procesos de desarrollo en manos de la propia comunidad, de sus agentes privados, organizaciones e instituciones políticas.

foto5.jpg

Al valor en sí del proceso realizado por nuestra contraparte hay que añadirle la circunstancia de haberlo realizado en situación de pandemia, en territorio remoto, fuertemente impactado por el Covid y en zona de conflicto.

Todo ello ha contribuido a que haya despertado el interés del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) que lo ha incorporado a sus proyectos experimentales de desarrollo en base a plataformas abiertas de innovación en Asia.

Además del PNUD, otros agentes internacionales como ALC, la Fundación Maraffi de Kuwait, AKRSP de la Fundación Aga Khan, un mecenas anglo-pakistaní interesado en impulsar un centro de formación profesional etc. Se han interesado por el proyecto hasta el punto de involucrarse en la plataforma SIP en diferentes modelos: financiación, formación, gestión, asesoría etc.

foto6.jpg

foto7.jpg

foto8.jpg

(reciente presentacion de la Plataforma Hushe Valley ante autoridades)

Es importante señalar, llegados a este punto, que todo este trabajo de dos años ha sido financiado, en una mínima parte, por la Agencia Vasca de Cooperación: 40.000€ correspondientes al 20% del importe total comprometido nos fueron abonados en diciembre de 2019. El resto lo hemos abordado con recursos propios de Baltistán Fundazioa, de otras organizaciones pakistanís e internacionales a las que ha accedido la propia SIP y mucho trabajo voluntario de nuestra contraparte.

foto9.jpg

Nos llena de alegría y orgullo ver el éxito obtenido hasta la fecha por el trabajo de nuestra contraparte, atribuible ya a ellxs en exclusiva, y que se encuentra en este momento en la fase desarrollo de cinco prototipos:

  • Valor añadido al proceso de producción del albaricoque y sus derivados
  • Producción de tés
  • Producción de semillas híbridas bajo plástico
  • Cooperativa de mujeres para la confección de tejidos y artesanías
  • Cooperativa de agricultores para comercialización conjunta de productos

Junto a ellos, en cartera:

  • Plan educativo integral del valle
  • Cooperativa de servicios de salud
  • Escuela de formación profesional

    foto10.jpg

foto11.jpgfoto12.jpg

foto13.jpg

foto14.jpg

foto15.jpg

foto16.jpg

La SIP del valle de Hushé está considerada como un “caso de éxito” por el PNUD que ha establecido una línea de financiación de prototipos para 2021-2022. Está siendo presentado en diferentes foros internacionales de organizaciones de cooperación, tanto por el PNUD como por ALC: la más reciente en Suecia la segunda quincena de enero, ha despertado el interés de filántropos británicos e instituciones de desarrollo pakistanís e internacionales.

Sin embargo, el pasado mes de Diciembre, la Agencia Vasca de Cooperación decidió que el proyecto que estábamos desarrollando no se ajustaba a la matriz de marco lógico que habíamos presentado, que no le veía viabilidad de futuro y que por lo tanto lo considerásemos interrumpido. Es decir, no va a haber más financiación. Perdemos la financiación que ya hemos adelantado durante 2020 y 2021 y, lo que es aún peor, nos imposibilita seguir financiándolo hasta su terminación, en junio 2022, como estaba previsto.

Dicha decisión nos ha parecido injusta porque no se ajusta a la verdad. Este proyecto cumple fielmente los objetivos que planteamos en su formulación. Los gastos realizados han sido debidamente justificados y va más allá, como ya hemos relatado, en cuanto a la percepción local e internacional del mismo, si exceptuamos a nuestra querida Agencia de Cooperación.

Como conclusión: Debemos subrayar que la continuidad del proceso y su exitosa puesta en marcha ha sido posible por:

  • El trabajo voluntario de muchos ciudadanos del valle,
  • El apoyo de otras instituciones como ALC, y el apoyo técnico y económico del PNUD.
  • El apoyo económico que tuvo que dar BF proveniente de sus propios fondos y de donaciones particulares.

    Hoy el protagonismo de la comunidad del Valle ya no es una teoría ni una aspiración. Es una realidad . Y un realidad extraordinaria

En el valle de Hushé en estos dos años, se han creado 8 cooperativas de agricultores con un total de 540 miembros, una cooperativa formada por 80 mujeres que está siendo apoyada por empresas como Ternua y que está vendiendo ya hoy sus productos en toda Europa, además de tres prototipos que se convertirán en emprendimientos en 2022 y que están dedicados a la transformación del aceite de albaricoque para usos gastronómicos, la producción y comercialización de hierbas aromáticas y tisanas, y la producción de semillas y hortalizas bajo plástico.

Estos tres prototipos han sido financiados por el PNUD que ha comprometido una cantidad similar para el 2022 y han sido diseñados por una consultora gastronómica vasca de ámbito internacional que también “acompaña y apoya” el proyecto sin retribución nuestra ni, obviamente, de la AVC-ELANKIDETZA.

En el campo educativo, con el liderazgo de los padres y madres de las escuelas se están llevando a cabo iniciativas para mejorar sustancialmente la educación primaria y secundaria. Asimismo se esta poniendo en marcha un proyecto dirigido al establecimiento de una escuela de formación profesional.

Éste es el éxito logrado y ésta es la situación. Hemos conseguido el objetivo que nos habíamos propuesto: sustituir nuestra dirección y financiación determinante en el desarrollo de Valle por -reiteramos- el protagonismo y autonomía de sus habitantes.

Ello implica evidentemente una transformación sustancial en el futuro de Baltistán Fundazioa.

Supone, entre otras cosas, convertirnos en una organización más pequeña, menos activa y nada dependiente de financiaciones institucionales.

Nuestro objetivo actual sería más bien convertirnos en una organización que lleva a cabo ayudas puntuales en actividades, proyectos, desarrollos liderados y puestos en marcha por los distintos grupos del Valle a partir de una financiación lograda desde distintas fuentes e instancias, y entre ellas, la suya propia.

Ayudas puntuales de nuevas iniciativas educativas o de formación profesional, o de desarrollo agrícola, etc. Esto es, no ser únicos responsables de la financiación, puesta en marcha y desarrollo de esos proyectos, sino meros colaboradores, en la medida de nuestras posibilidades.

Este cambio, deberá suponer en Baltistán Fundazioa un reajuste hacia una organización más flexible, más sencilla, así como en nuestra financiación. Deberemos seguir manteniendo las donaciones individuales, de cooperativas y de otras empresas , y también las aportaciones de los socios para esos apoyos puntuales. Así por ejemplo, para los apoyos educativos que hemos estado haciendo durante todos estos años. Sin embargo ya no va a pedir fondos a las instituciones para financiar proyectos en Hushé. Eso ya es parte de la Historia Antigua de Baltistan Fundazioa

Nuevos tiempos para Baltistán Fundazioa. Os seguiremos contando cómo va la cosa.

sinadura_pedro.png

Pedro Ibarra

Presidente