Por qué los baltíes no quieren pertenecer a la India.

29/09/2020
El secular conflicto Indo-Pakistaní por la ocupación de Gilgit-Baltistán está conociendo un nuevo escenario con la nueva alianza chino-pakistaní, y sobre todo con la decisión de este último estado de dotar al territorio en disputa de todos los derechos constitucionales. Ha aumentado la tensión, pero parece remota la posibilidad de una nueva conflagración.
Card image cap

Paisaje del vallede Hunza en Gilgit-Baltistán

La decisión pakistaní de convertir a Gilgit-Baltistán en una nueva provincia concediendo a sus habitantes los mismos derechos que a los del resto de Pakistán ha incrementado la tensión en la región como era de esperar. No obstante, la alianza estratégica entre China y Pakistán desequilibra el enfrentamiento entre India y Pakistán por la posesión de Gilgit-Baltistán dando cierta seguridad a los pasos que Pakistán pueda dar en esta parte del territorio reclamada también por India.

En ésta vorágine podemos encontrar analistas, también indios, que ponen en duda la legitimidad de la adhesión de Jammu y Cachemira a la India teniendo en cuenta la génesis del estado adherido y la voluntad de sus habitantes.

En este artículo de Sudheendra Klulkarni, activista y analista socio-político indio podréis encontrar algunas de las claves por las que los habitantes de Gilgit-Baltistán no quieren ser ciudadanos indios.

El texto está en inglés, pero recordad que hoy en día existen excelentes traductores simultáneos en la red.