Mujeres

 

La mayor parte de las mujeres adultas del Valle de Hushé son analfabetas y tienen una vida dura; relegada al trabajo doméstico y de cuidados, además de a trabajos agrícolas de subsistencia. No forman parte de la toma de decisiones colectivas, por cuestiones culturales y religiosas, y encuentran numerosas barreras a la hora de alcanzar derechos básicos como el acceso a educación, la salud, la libertad de movimiento o la libre elección. Muchas de estas mujeres no hablan urdu (la lengua vehicular de Pakistán), por lo que les es muy complicado buscar mejores opciones de vida.

76.jpg

Baltistan Fundazioa acompaña a las mujeres del Valle de Hushé en sus procesos de empoderamiento desde 2006, con el objetivo de capacitarlas y fortalecerlas para que sean ellas mismas las que  lideren su propio desarrollo. Los proyectos de género de BF en el valle comenzaron por los VTC (Vocational Training Centers), centros de formación para mujeres en los que se ofrecen capacitaciones diversas como: costura, diseño, tejido con lana, realización de productos de higiene naturales, informática, alfabetización, derechos humanos y autoestima, entre otros. Los VTC no solo son centros de formación sino que también funcionan como lugares de reunión donde las mujeres pueden expresarse libremente en un entorno seguro.

Los resultados son muy positivos y los más relevantes en el periodo 2015-2018 son:

  • Más de 1200 mujeres han participado en formaciones estratégicas enfocadas a su empoderamiento y al menos 10 mujeres se han formado específicamente en disciplinas destinadas a cambiar los roles comunitarios: conducir vehículos 4x4 o mantenimiento de máquinas de coser.
  • Las dos líneas generacionales, adultas y jóvenes, de intercambios de conocimientos organizados por las propias mujeres ha dotado a las jóvenes y mayores de educación, dentro de las relaciones de poder entre personas educadas y analfabetas y les resitúa socialmente en una posición bastante más ventajosa e igualitaria.
  • Las becas superiores que se dotan desde el 2008, apoyan el acceso de las chicas a la educación superior. Algunas destinadas a estudios de medicina, fisioterapia y género. Esta formación y las posibilidades laborales posteriores dotará de autonomía real a las mujeres.
  • La formación en informática básica de 28 mujeres ha contribuido también al acceso a herramientas tecnológicas por parte de las mujeres y al acceso al mundo exterior hasta ahora vetado para ellas.
  • Se ha iniciado una experiencia piloto del trabajo en cooperativa tras realizar una formación en el valle de Hunza al que acudieron 30 mujeres que nunca antes habían salido del valle. Este paso les está dando actualmente a las mujeres el entorno protegido necesario para poder conocer a través de la práctica lo que es el mundo cooperativo y del emprendimiento y bajo la protección de los VTC se han puesto en marcha 12 actividades de emprendimiento.
  • A pesar de que aún queda mucho camino por recorrer, las mujeres del Valle están comenzando a reivindicar sus derechos con cada vez más fuerza. Uno de los grandes logros de las mujeres del valle fue la reciente creación de la primera asociación de mujeres de la zona, la HVWA. Esto ha supuesto un hito ya que es el primer paso para la participación activa de las mujeres en la toma de decisiones colectiva dentro de sus propias comunidades.
  • Las 12 mujeres de los comités de los VTC más veteranos, promueven tres nuevos comités y todas reciben formación en gestión y sostenibilidad de los mismos.
  • Las mujeres del valle de Hushé organizan por primera vez desde 2017 el día 8 de marzo con la participación de más de 200 mujeres.
  • El trabajo con el colectivo masculino en temas de género, acciones antes impensables, poco a poco se van viendo en el visionario colectivo como más normales y cada vez poseen una asistencia mayor estos talleres de masculinidad (185 hombres en los talleres de salud familiar y género).