Educación

La educación se ha convertido en uno de los ejes de nuestra acción de cooperación en el valle de Hushe. Un exhaustivo estudio de campo llevado a cabo por voluntari@s de Baltistan Fundazioa en 2006 abarcando todas las comunidades del Valle de Hushe permitió detectar una realidad muy preocupante.

Educación

La educación se ha convertido en uno de los ejes de nuestra acción de cooperación en el valle de Hushe. Un exhaustivo estudio de campo llevado a cabo por voluntari@s de Baltistan Fundazioa en 2006 abarcando todas las comunidades del Valle de Hushe permitió detectar una realidad muy preocupante. La educación carecía de prestigio social y el interés de la población en educar a sus hijas-hijos era nulo, fuera por falta de medios, fuera por falta de confianza en un sistema educativo muy deficiente ajeno a la realidad baltí, fuera porque la población no percibiera la necesidad del acceso a la educación.

De hecho, los niveles de escolarización entre los tres y 15 años eran del 48% en general y en el caso de las niñas del 30%  cifras muy alarmantes que animaron a Baltistan Fundazioa a profundizar en ésta nueva línea de trabajo intentando impulsar la transformación necesaria por medio de la educación de tod@s l@s niñ@s del Valle.

Antzineko eskola.JPG

Al ser en aquella época una región abandonada por la administración pakistaní, el estado de las infraestructuras educativas se podía definir como escaso, insuficiente y muy deficiente.

Los escasos colegios y aulas existentes estaban en muy mal estado, carecían en su mayoría de baños y sanitarios, no tenían espacios de recreo y esparcimiento adecuados, las aulas eran sucias e insalubres, no había equipamientos adecuados, ni mobiliario ni material fungible, y el nivel y profesionalización del profesorado era muy bajo.

No es de extrañar que ante esta fotografía la concienciación de las familias fuera también baja y la confianza depositada en la escuela y la educación, fuera, con excepciones,  nula.

La idea de impulsar una reforma educativa de calado encontró rápidamente un aliado en las familias de la Munawar School de Machulo.

Este grupo de padres y madres concienciados había creado una escuela de iniciativa social de una sola aula a la que asistían cien niñ@s y en la que muchas de las clases se daban en un patio de tierra. El material escolar era inexistente y l@s alumn@s recibían las enseñanzas sentad@s en el arenoso suelo.

 

La colaboración entre Baltistan Fundazioa, Felix Foundation Baltistan y Munawar school se concretó en el desarrollo conjunto de las siguientes líneas:

  1. Implantación de un nuevo modelo pedagógico en la Munawar con el apoyo de UK-PDCN, una de las instituciones más prestigiadas de Pakistán en Educación. Este modelo se ha ido  extendiendo gradualmente al resto de las escuelas del valle.
  2. financiando la formación del profesorado en las instalaciones de financiando cursos de mejora y perfeccionamiento en UK-PDCN, universidad ubicada en Gilgit, y posteriormente  la construcción de un centro de formación –ya terminado-en el mismo Valle, concretamente en Machulo.
  3. Financiación de los costes de enseñanza de las niñas para incrementar su escolarización.
  4. Programa de becas para estudios superiores para jóvenes del todo el valle. De aquí salen los futuros maestros y maestras.
  5. Transporte escolar a Khapulu desde diferentes poblaciones, diario, para escolarización en secundaria.
  6. Clases de refuerzo en vacaciones de invierno para mejorar los niveles de inglés, matemáticas y ciencias.

Eskolako garraioa-2.jpg

 

50 Euros para asegurar el coste del curso escolar de una niña.

Este fue el camino que elegimos para animar a las familias a escolarizar a las niñas. El objetivo era doble que el acceso de las niñas a la educación en condiciones de gratuidad a cualquier centro de enseñanza (También es válido para niños de familias con escasos recursos), y por un efecto de contagio el acceso de todos los niños a la educación asumiendo sus costes en las escuelas de iniciativa social o en condiciones de gratuidad en las de titularidad estatal.

Gracias a la colaboración desinteresada de personas e instituciones que mediante la “compra de bonos” se han hecho cargo anualmente de la escolarización de las niñas y niños huérfanos o de insuficientes recursos económicos.

Además, más escuelas se han ido uniendo al sistema educativo impulsado por  Felix Foundation Baltistan en colaboración con Baltistan Fundazioa. En 2018 eran diez escuelas de todas las comunidades del valle. Algunas de iniciativa social y otras, las menos, de titularidad estatal.

Para que nos hagamos una idea de la evolución en 2006 la matrícula en la Primary English Public School fue de 24 niñas y 81 niños. En 2014 eran ya  893 las matrículas en 8 escuelas adscritas al programa, de las cuales 466 eran  niñas y 427 niños, llegándose en 2019 a una matrícula de 1595 con 847 niñas y 748 niños. Nuestra aportación en 2019 ha sido la garantía de la gratuidad en la educación para 847 niñas y 123 niños huérfanos o sin recursos económicos. Utilizando un símil agrícola estamos sembrando para que la sociedad recoja los frutos en el futuro.

84.jpg

En este momento nuestros mayores esfuerzos se destinan a la implementación de los estudios de secundaria en el valle. Además, los buenos resultados obtenidos hacen que los refuerzos masivos en vacaciones de invierno no sean ya necesarios pues el nivel escolar es homologable al del resto de escuelas de Pakistán.

Becas universitarias o para secundaria.

Es una de las líneas de trabajo a resaltar porque las ayudas económicas a jóvenes del valle que sin recursos quieren realizar estudios de universitarios o de enseñanza secundaria ha traído conocimiento al Valle en la medida que lo dotaba de profesionales capaces de aportar en diferentes áreas.

Las becas conllevan el compromiso de trabajar durante dos años en los diferentes proyectos principalmente en salud–higiene y enseñanza. Ello  ha permitido además que los proyectos se retroalimente.

Durante todos estos años cerca de 100 chicas y chicos del valle han accedido a diferentes estudios

Becas para niñas-os con discapacidad auditiva y/o del habla.

En el valle de Hushe como en tantas zonas del planeta la discapacidad es discriminada y además  castigada sin acceso a la enseñanza. No hay profesorado especializado y además educar a una persona discapacitada supone un coste que las familias no están dispuestas a asumir. No existen centros especializados y la solución que se ha encontrado para algunas-os de estas niñas-os ha sido escolarizarlos en Skardu, a 4 horas de las localidades del Valle más cercanas, en régimen de internado en una escuela impulsada y gestionada por una pareja de profesores padres-madres de dos niñas sordomudas. El elevado coste del programa es una barrera para que todas-os las-os niñas-os con discapacidades de cualquier clase puedan ser debidamente atendidos.

46.jpg

La educación eje transversal.

La enseñanza y la educación no se han limitado al ámbito de la escuela. Podemos decir que hemos impulsado el conocimiento y el aprendizaje en todos los ámbitos, sectores y actividades. Hemos formado a las mujeres en elaboración y transformación de alimentos, en idiomas, en confección de ropa, hemos formado mujeres en el área de la salud, en informática, hombres en técnica de montaña y seguridad en la misma, agricultoras y agricultores en el conocimiento de nuevas semillas y técnicas, y por otra parte hemos introducido en las escuelas ideas sobre los derechos humanos y hábitos de limpieza y salud.

Todo ello con la idea de llegar a una sociedad más moderna, con un mayor conocimiento, y más formada culturalmente y en el reconocimiento de los DD.HH.