Género

La vida de las mujeres del Valle de Hushé es una vida dura, dedicada básicamente a sacar  adelante a su familia y a trabajar en el campo. La mayoría de las mujeres adultas sólo hablan el idioma baltí, por lo que no pueden salir de su valle y comunicarse con el exterior ya que no hablan ni urdú ni inglés, los dos idiomas oficiales de Pakistán. Además un porcentaje elevado de estas mujeres son analfabetas, limitando así las posibilidades de movimiento y relación con la sociedad.

Las niñas son casadas por sus familiares a edades adolescentes, en muchas ocasiones entre familiares,  y una vez casadas dejan la escuela y empiezan la ardua tarea de ser mujer y madre en Baltistán.

La carga de trabajo que soportan las mujeres empieza por el cuidado de los hijos e hijas, cuyo número ronda los 5 miembros, la atención a las personas mayores del hogar y del marido, el mantenimiento y la limpieza del hogar y el trabajo en el campo cultivando los productos necesarios para su alimentación.

Como se observa, la mujer tiene obligaciones en cuanto al trabajo tanto fuera como dentro de casa. Es responsabilidad de la mujer el funcionamiento del hogar; así como sembrar, cosechar, recoger la leña, el agua, recoger la hierba para el ganado para invierno, ocuparse de la huerta familiar, recoger la fruta, procesar la fruta...

26.jpg

A esto último hay que añadir que en verano, la época de más trabajo en el campo, muchos hombres se marchaban a trabajar como porteadores o guías de montaña, por lo que todo el trabajo recaía sobre la mujer. Y sin embargo,  aunque la mujer se dedica a la recogida y procesado del alimento, no tiene acceso al mercado.

El papel de la mujer en la vida pública es limitado, de hecho no está demasiado bien visto que las mujeres anden solas por la calle, ni que participen activamente en festejos de la comunidad.

Los Vocational Center for Women

Baltistan Fundazioa  comenzó a trabajar tímidamente por el empoderamiento de las mujeres con vistas a una mayor equidad de género en la región.

Se impulsó la creación de un centro desde el cual se fomentara la capacitación en competencias básicas y profesionales de la mujer,  para ir avanzando en su progresiva  autonomía y empoderamiento y  contribuir así a mejorar su calidad de vida y el desarrollo de su comunidad. El primer centro de este tipo se abrió en Machulo  pero la demanda fue tal que se fueron abriendo a petición de las interesadas en otras localidades del Valle como Saling, Tallis, Marzegone-Baleygone o Khandey. Los centros denominados  Vocational Center for Women, ofrece n a las mujeres un lugar para compartir su problemática y preocupaciones y la posibilidad de formación no reglada sobre temas de su interés y de otros que pueden ser propuestos por la Baltistan Fundazioa dentro de sus ejes estratégicos. Así, durante la existencia de estos centros se han dado cursos de confección, inglés, alimentación y confección de mermeladas, pero también de inglés e informática u otros relacionados con la salud materno-infantil  e higiene. El centro se ha convertido en el único espacio del pueblo donde se reúnen las mujeres, que mientras aprenden diversas técnicas o trabajan sus habilidades, organizan charlas, comparten experiencias, o simplemente están en un lugar para ellas.

21.jpg

Pero además también se ha ofrecido formación en aspectos específicos como los siguientes (corresponden a actividades desarrolladas en 2016):

Taller de elaboración de Productos de higiene corporal y sensibilización en Higiene

Tres mujeres jóvenes han acudido a un curso durante un mes a la ciudad de Skardu, a unos 100 km del valle para formarse en la materia. La idea del curso era dar oportunidades a mujeres para crear negocios en el propio valle y generar ingresos que repercutan en el desarrollo local del valle.

Un taller de Derechos Humanos de las Mujeres y sensibilización en Género para el personal de FFB

Esta actividad fue llevada a cabo en Machulo y participaron el equipo técnico y miembros del Patronato de FFB. Hubo interés y participación activa en la misma. La sesión fue diseñada por Parveen Bano, experta en Género y Desarrollo.

Realización de 3 Talleres de prevención comunitaria de enfermedades, para hombres

Se han realizado 3 talleres que fueron impartidos por una mujer médica, Dra. Saira, y además una mujer sensibilizada. Desde FFB nos refieren que los hombres han estado contentos con las sesiones y que ha entrado muy bien el tema a pesar de ser delicado para la Cultura.

Talleres de Autoestima para las mujeres

Se han llevado a cabo 7 talleres de trabajo y potenciación de la autoestima en este periodo. Cabe decir que se han implementado con mucho éxito a pesar de que ha sido un tema nuevo en el valle y que por parte de algunas mujeres podía haber ciertas reticencias o miedos debido al tema propiamente dicho o al desconocimiento de esta área tan importante en el ser humano. Los talleres han sido impartidos por Nazneen Zehra, autora del libro “Las mujeres del valle de Hushé”.

Primer intercambio de conocimientos y experiencias entre adultas y jóvenes en diversas temáticas

Se organizó una sesión a la que acudieron 35 mujeres de todas las comunidades y se compartieron los siguientes temas: Ideas posibles de negocios, utilidad de compartir el conocimiento entre generaciones para apoyar a las mujeres adultas que no han contado con la oportunidad de tener una educación formal ni leer ni escribir. La valoración de Saima es altamente positiva.

Con todo esto el abanico de posibilidades se ha ido abriendo, y así, gracias a los programas de becas tenemos un buen número de mujeres trabajando como profesoras en los centros de enseñanza, otras en el sistema de salud, y las más audaces se han lanzado a crear sus propias microempresas  de confección y venta de ropas o alimentos envasados.

Pero además han ido tomando conciencia de su problemática y a día de hoy celebran anualmente el día internacional de la mujer el 8 de marzo y han creado una asociación de mujeres del Valle de Hushe.

Pero hay un largo camino que recorrer.